viernes, 22 de octubre de 2010

La carta de Belgrado



La carta de belgrado octubre 1975
propone una serie de destresas para que las personas lleguen a adquirir competencia ambiental.
Esas destresas pueden ser aplicables en forma de procesos a todos los temas transversales que integran  un proyecto de educacion para la ciudadanía. Estas destrezas son: conciencia, conocimiento, actitudes, y capacidad de evaluacion.

O mejor dicho en forma de proceso para el aula: informarse, investigar, valorar, aprender a actuar y evaluar el proceso como sistema de retroalimentación  de cualquier problematica social o ambiental. Este proceso es básico a la hora de desarrollar competencia para la ciudadanía. No basta con saber/tener conocimientos. Es necesario cambiar actitudes y proporcionar herramientas para el cambio y para la participacion activa.

Entre las competencias que se abordan en el marco de este proyecto se encuentran: competencias criticas y creativas, competencias afectivas y sociales, competencias comunicativas y cibernéticas, y competencias para resorver problemas y gestionar conflictos.
 

.
       Este artículo nos indica el deber y derecho que tenemos por nuestro medio ambiente
Artículo 127. Es un derecho y un deber de cada generación proteger y mantener el ambiente en beneficio de sí misma y del mundo futuro. Toda persona tiene derecho individual y colectivamente a disfrutar de una vida y de un ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado. El Estado protegerá el ambiente, la diversidad biológica, genética, los procesos ecológicos, los parques nacionales y monumentos naturales y demás áreas de especial importancia ecológica. El genoma de los seres vivos no podrá ser patentado, y la ley que refiera a los principios bioéticos regulará la materia.
Es una obligación fundamental del Estado, con la activa participación de la sociedad, garantizar que la población se desenvuelva en un ambiente libre de contaminación, en donde el aire, el agua, los suelos, las costas, el clima, la capa de ozono, las especies vivas, sean especialmente protegidos, de conformidad con la ley.

Se han redactado muchas declaraciones de principios que reflejan esta responsabilidad. Una de éstas, sobre la que hay gran unanimidad, se halla en la Carta de Belgrado: Un marco global para la educacion ambiental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada